Grandes éxitos de la música de The Proclaimers en la banda sonora BSO de AMANECE EN EDIMBURGO.

Basada en uno de los musicales británicos de mayor éxito de los últimos años nos llega la banda sonora BSO de la película AMANECE EN EDIMBURGO con música de The proclaimers y grandes éxitos como I’m gonna be (500 miles) o I’m on my way.

Normalmente las bandas sonoras surgen a partir de la película, pero en AMANECE EN EDIMBURGO ocurre precisamente lo contrario, construye una historia de ficción llena de buenas sensaciones alrededor de las canciones de la banda escocesa The Proclaimers. Del mismo modo que MAMMA MIA! no guarda relación alguna con las vidas de los miembros del cuarteto ABBA, Sunshine on Leith no tiene ningún vínculo biográfico con Charlie y Craig Reid, los gemelos que forman The Proclaimers. Publicaron su primer disco, This Is the Story, en 1987, y han proseguido su carrera hasta editar ocho álbumes de estudio más, incluyendo Sunshine on Leith en 1988, que contenía su canción más famosa, reconocible y pegadiza: I’m Gonna Be (500 miles). Sin embargo, tuvieron que pasar dos décadas para que alguien se diera cuenta de que las canciones del grupo no deberían tocarse sólo en conciertos de rock.

“Una noche me empecé a emborrachar mientras escuchaba el primer disco de The Proclaimers, This Is the Story”, cuenta Greenhorn. “Más o menos a mitad del disco, el grupo deja de tocar y se ponen a hablar entre ellos. Y pensé ?Esto suena como si fuera un musical’ y empecé a pensar en todas las canciones de The Proclaimers que conocía y me di cuenta de que parecían sacadas de un musical. Así que escribí ?el musical de Proclaimers’ en el reverso de un sobre y me fui a dormir. A la mañana siguiente me había olvidado por completo? hasta que vi el sobre”.

Precisamente de esta canción es el siguiente clip de la película donde se percibe el positivimo de la misma, haced clic para reproducirlo online:

Video musical – banda sonora AMANECE EN EDIMBURGO

El gran himno de los hermanos Reid, reconocido en todo el mundo, ‘I’m Gonna Be (500 Miles)‘, le da a AMANECE EN EDIMBURGO un final apoteósico. Pensada para dar ese coletazo emocional al público, Fletcher presionó para que la producción tuviera un elemento añadido: un número musical a lo grande que se rodara en exteriores, en las calles de Edimburgo, con MacKay, Thomas y 500 extras cantando la icónica oda de The Proclaimers a la devoción romántica.

“Esa canción tiene un poder y una vida más allá del grupo”, explica Craig Reid. “Está la canción? y luego está la banda. Esta canción es mucho más grande que cualquier otra cosa que hayamos hecho, y probablemente que haremos jamás”.

El CD de la banda sonora BSO de AMANECE EN EDIMBURGO se encuentra a la venta online desde el 1 de octubre 2013 en sitios como iTunes.

Buscar la forma de capturar el espíritu de un musical, especialmente uno que transmite la sensación de estímulo y alegría como lo hace Amanece en Edimburgo, es un reto especialmente complicado. Las pantallas de cine y las estanterías de DVDs de saldo se han inundado de morralla alimentada por intentos fallidos realizados en los últimos años, porque un musical no puede ser solamente una serie de canciones pegadizas una detrás de la otra, sino que tiene que tener una buena historia y unos buenos personajes. Esta película lo consigue.

Foto AMANECE EN EDIMBURGO

Foto AMANECE EN EDIMBURGO

El CD de la banda sonora BSO de AMANECE EN EDIMBURGO incluye 21 interpretados por el reparto de la película, que os listamos a continuación marcando en negrita los temas más destacados (haced clic sobre el icono para escuchar una muestra o descargar las canciones)

Álbum CD banda sonora AMANECE EN EDIMBURGO - iTunes

Álbum CD banda sonora AMANECE EN EDIMBURGO - iTunes

1. Sky Takes the Soul – George MacKay, Kevin Guthrie & Paul Brannigan Sky Takes the Soul - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
2. I’m On My Way – George MacKay & Kevin Guthrie I'm On My Way - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
3. Over and Done With – George MacKay, Kevin Guthrie, Antonia Thomas, Freya Mavor & Gayle Telfer Stevens Over and Done With - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
4. At the Church – Paul Englishby At the Church - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
5. Misty Blue – George MacKay & Antonia Thomas Misty Blue - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
6. Make My Heart Fly – Kevin Guthrie, Freya Mavor, Antonia Thomas & George MacKay Make My Heart Fly - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
7. Let’s Get Married – George MacKay, Kevin Guthrie & Michael Keat Let's Get Married - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
8. After the Argument – Paul Englishby After the Argument - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
9. Life With You – Roddy Hart Life With You - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
10. Oh Jean – Peter Mullan Oh Jean - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
11. Jean Finds the Letter – Paul Englishby Jean Finds the Letter - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
12. Hate My Love – Jane Horrocks Hate My Love - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
13. Then I Met You – George MacKay & Antonia Thomas Then I Met You - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
14. The Proposal – Paul Englishby The Proposal - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
15. Should Have Been Loved – Jason Flemyng, Jane Horrocks, Elaine Mackenzie Ellis & Emma Hartley Miller Should Have Been Loved - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
16. Sunshine On Leith – Jane Horrocks Sunshine On Leith - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
17. Davy and Ally – Paul Englishby Davy and Ally - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
18. Letter From America – Freya Mavor, Jane Horrocks, Peter Mullan, Kevin Guthrie & George MacKay Letter From America - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
19. The Chase – Paul Englishby The Chase - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
20. I’m Gonna Be (500 Miles) – George MacKay, Anotnia Thomas, Peter Mullan, Jane Horrocks, Kevin Guthrie & Freya Mavor I'm Gonna Be (500 Miles) - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo
21. Over and Done With (Instrumental) – Paul Englishby Over and Done With (Instrumental) - Banda sonora BSO Amanece en Edimburgo

Fue fundamental el proceso de reestructuración y fluidificación, que propició una reducción de 20 canciones a 13.

Mientras que la columna vertebral del montaje escénico se ha mantenido intacta en la película, cada una de las canciones pasó por rigurosos análisis acerca del papel estructural que jugaban en el arco emocional y en los momentos cumbre de la historia. No había espacio para elementos superfluos, por bellos o melódicos que fueran. Cada canción tenía que ganarse su lugar.

“No había demasiadas idas y venidas acerca de la historia o de los personajes”, explica Greenhorn. “Las principales discusiones discurrían sobre si una canción debía eliminarse o conservarse. La gente es muy fiel a sus favoritos”. Las que quedaron y conformaron la lista de canciones de Sunshine on Leith son: ‘Sky Takes the Soul’, ‘I’m on my Way’, ‘Over and Done With’, ‘Misty Blue’, ‘Make my Heart Fly’, ‘Let’s Get Married’, ‘Oh Jean’, ‘Hate may Love’, ‘Then I Met You’, ‘Should Have Been Loved’, ‘Sunshine on Leith’, ‘Letter from America’ y ‘I’m Gonna Be (500 Miles)’.

Implicado en el importante papel de transferir la música de The Proclaimers a la gran pantalla estaba el director musical Paul Englishby. Se encargó de los arreglos de todas las canciones, guió a los actores en las voces principales y en las armonías, y permaneció en el set para asegurarse no sólo de que los actores hacían bien los playbacks sino también de que “la emoción de la actuación fuera pareja a la emoción de la grabación”.

Inicialmente, Englishby grabó los arreglos instrumentales en los Angel Studios de Islington, al norte de Londres, empleando guitarras, batería, bajo y piano, devolviendo las melodías de los Proclaimers a su “esencia folky” que describió el compositor. Entonces llevó las pistas grabadas a Escocia y supervisó la grabación de cada actor y sus interpretaciones vocales antes de empezar el rodaje.

“Algunos actores eran cantantes natos y habían cantado antes, mientras que otros no tenían tantas dotes”, comenta el director musical. “Pero todo salió bien porque en términos de personaje, la interpretación encajaba con la voz, de modo que no era necesario tener las voces portentosas del musical escénico”.

Durante la posproducción, de nuevo en los Angel Studios, Englishby añadió partes instrumentales y completó algunas de las canciones más animadas con algunos instrumentos de metal y cuerda adicionales. Muchas de las pistas orquestales eran variaciones instrumentales de las piezas de los Proclaimers que anunciaban la llegada de una nueva canción. Así, cada vez que los personajes se disponían a cantar, el público ya hacia unos instantes que iba sintiendo ese feeling de que la canción estaba empezando, y ya estaba familiarizada con ella.

“Era como un mini-tráiler de cada canción antes de que eclosionara”, explica Englishby. “Y todo el rato, al final creábamos una especie de enlace hacia ‘I’m gonna be (500 miles)’ con una secuencia de cuerda concreta de la canción que enlazaba con la banda sonora incidental”.

Cualquiera que espere ese estilo jazzístico típico del género musical se podría sentir decepcionado con AMANECE EN EDIMBURGO. Hasta la última secuencia, la coreografía de cada número musical va de sencillita y poco vistosa a casi inexistente.

“Algunos de los bailes estaban coreografiados, mientras que otros eran improvisados”, explica Guthrie. “Era una entidad con vida propia. Cada día cambiaba, probábamos cosas nuevas, subíamos y bajábamos el volumen”.

Dependiendo de si una voz encajaba en la narrativa y del ánimo que se necesitaba para evocar, el tempo de algunas canciones se vio alterado en Amanece en Edimburgo. ‘Hate my Love’, por ejemplo, es tradicionalmente un número agresivo y contundente que aquí se ha ralentizado para convertirlo en una tierna balada entonada por Jean en su habitación, donde siente el desamor por la maldad de su marido. Englishby llevó la canción a sus raíces minimalistas usando solamente dos guitarras y la voz de Horrocks.

“The Proclaimers tienen un sonido tan visceral que también queda muy bien cantar las canciones en un tono más suave”, comenta Horrocks. “Creo que las voces femeninas expresan las letras de una forma distinta”.

En una escena de clímax en la mitad de la película, Mullan canta ‘Oh Jean‘ a su esposa en una escandalosa fiesta tradicional de celebración de sus bodas de plata. Se rodó en un club social de Glasgow decorado con miles de lucecitas de Navidad y colonizado por 120 extras. A quien más quien menos se le empañaron los ojos con la emotiva interpretación de Mullan, repetida en varias tomas.

“Miraba a todas las caras mientras hacía el playback y nadie se tapaba los oídos ni fingía tener migrañas para escapar de allí”, bromea el actor. “No quise decepcionar a nadie, pero tampoco me vino ningún productor discográfico a proponerme grabar los grandes éxitos de Val Doonican”.

La interpretación de Horrock de ‘Sunshine on Leith‘ también tuvo algún momento de lagrimita. Algunos de los actores se encontraban más alejados de su zona de confort que otros; algunos habían recibido canciones de canto para guiarles en el proceso.

“Fue un reto masivo, pero me encantan estos desafíos”, dice Guthrie. “Es cuestión de pensar que estás actuando a través de la canción más que interpretando un número musical. Y además, es que la música de The Proclaimers es tan brillante que ya te mete en la historia por sí sola”.

Las historias que The Proclaimers querían contar no siempre encontraban un encaje en la interpretación de la película. Pero el genio de Greenhorn a la hora de colocar las canciones del grupo se llegó a ganar los elogios de los propios Proclaimers. Por ejemplo, ‘Sky Takes the Soul‘, el intenso número de apertura, presenta a Davy y Ally cantando sobre la inminencia de la muerte cuando su vehículo de transporte militar pasa por un polvoriento camino de Afganistán. Cuando Fletcher le preguntó a los hermanos Reid cuál había sido la inspiración que dio lugar a la canción, ellos explicaron que la habían escrito como apoyo a los Tigres Tamiles.

“La realidad de lo que cada canción significa para Charlie y Craig puede estar a años luz de lo que la conecta a nuestra película”, revela Fletcher. “Stephen tomó las canciones y creó momentos especiales para aquellos personajes. La canción ‘Misty Blue‘ en realidad habla de lo que significa ser escocés, y nosotros la utilizamos como una canción de amor. Es interesante usar así de personal y detalladamente canciones que se componen para ser grandes alegatos. Le añade una nueva textura y solidez a la narración, algo que para un musical es estupendo”.

Let’s Get Married‘ es una descarada declaración masculina sobre cómo proponerle matrimonio a tu novia en un pub de forofos del Hibernian. La superpolítica ‘Letter to America‘, que toca todos los palos desde el episodio de limpieza étnica en las Tierras Altas hasta la eliminación de la industria pesada escocesa en la era Thatcher, se convierte en una sentida balada tras la partida de Liz hacia Florida, mientras que ‘Make my Heart Fly‘ recibe una tierna y folky interpretación por parte de Guthrie y Mavor. Y ‘Should Have Been Loved‘, rodada en la galería de arte Kelvingrove de Glasgow e interpretada por Flemyng, Horrocks y dos mujeres más, se convierte en un estándar del folk-rock.

“Cuando escuchas ‘Make my Heart Fly’, tu corazón realmente vuela”, observa Horrocks. “Me quedé asombrada con lo poéticas que son esas canciones. Son unas canciones folk extraordinarias”.

Dirigida por Dexter Fletcher e interpretada por Jane Horrocks, Jason Flemyng, Antonia Thomas, Peter Mullan, George MacKay, Freya Mavor, Paul Brannigan, Kevin Guthrie, Daniela Nardini y Sara Vickers entre otros; AMANECE EN EDIMBURGO tendrá su estreno en cines el 19 junio 2014, mientras que su banda sonora se publicó en octubre 2013.