La banda sonora (BSO) de Bon Appétit. Historias de amigos que se besan expresa los sentimientos más íntimos de sus personajes.

El estreno romántico de la semana es una coproducción entre España, Alemania y Suiza. BON APPÈTIT. HISTORIAS DE AMIGOS QUE SE BESAN habla del amor, de la búsqueda, del encuentro inesperado, del placer de la comida y el gusto por el buen vino…

El mensaje de esta película es “Disfruta de la vida, arriésgate, vivamos este momento juntos”. Y la música acústica que compone la banda sonora (BSO) de Bon Appetit hace llegar al espectador este mensaje. Desafortunadamente no existe un álbum CD que recoja todas las canciones de esta banda sonora, pero os ponemos aquí enlace de algunas de ellas para que las escuchéis:

Strange things will happen – The Radio Dept. Strange Things Will Happen - Lesser Matters

Against The tide – The Radio Dept. Against the Tide - Lesser Matters

Home – Heidi Happy Home - Flowers, Birds and Home

Hoppípolla – Sigur Ros Hoppípolla - EP - Sigur Rós

Allthegirls – Siriusmo Allthegirls - Allthegirls

I love U all – Niyi I Love U All - I Love U All - EP

Guys with guitars – Alev Lenz Guys With Guitars - Guys With Guitars - Single

Carousel – Julia Marcell Carousel - It Might Like You

Easy – We are Standard Easy - We Are Standard

Med Blodnasir – Sigur Ros Með Blóðnasir - Hoppípolla - EP

Lover’s Spit (Redux) – Broken Social Scene Lover's Spit (Redux) - Bee Hives

Esta banda sonora (BSO) de lujo compuesta por composiciones de autores varios como The Radio Dept., Heidi Happy, Siriusmo, o Niyi la puedes escuchar por completo en Spotify.

Foto de Bon Appétit. Historias de amigos que se besan

Foto de Bon Appétit. Historias de amigos que se besan

La música de la BSO en Bon Appétit es un ingrediente imprescindible, sin aditivos innecesarios. “Una banda sonora expresiva”, tal como ha dicho su director:

Foto de Bon Appétit. Historias de amigos que se besanLa música fue para mí un aliado importantísimo en Bon Appétit. No quería llenar la película de éxitos sin sentido, sino que me imaginaba nuestra música como sutil, personal y sin artificios, que aunase fuerza y sentimiento.

Para explicarme manejaba el concepto de una música “acústico-electrónica” donde, en ocasiones, ambientes y atmósferas tuviesen su peso haciendo más personal una aparentemente sencilla melodía pop. Lo más importante para la música de la película era que tuviese alma, que no fuese una música decorativa sino que llegase más allá y fuese partícipe de la narración (como se hace con la puesta en escena o la interpretación) y de los sentimientos de nuestros personajes.

Y así Against the tide o Strange things will happen de Radio Dept. nos hablan en su letra y música de lo que está sucediendo en la película. The Devil Danced de Raphaël Enard cuenta, metafóricamente, el conflicto que Daniel lleva dentro, la extraordinaria Hoppipolla de Sigur Rós resulta ser una estupenda materialización del estallido de vida que hay en la película, por no hablar de las melodías compuestas por el suizo Marcel Vaid para la película y que están llenas de imágenes y sacan a la superficie lo que sucede en el interior de los personajes.