trailer

Legión

 · SOBRE LA PRODUCCIÓN 
 · UNA LEGION DE ESTRELLAS 
 · IMAGINANDO EL APOCALIPSIS 
 · UNA AVALANCHA DE EFECTOS VISUALES

 SOBRE LA PRODUCCIÓN

Hace seis años, el veterano productor David Lancaster leyó por primera vez el guión de Legión, una película de terror en un escenario apocalíptico. Lancaster, que es copresidente de Bold Films recuerda que, "sabía que tenía un gran atractivo dentro del género, pero también sabía que con la correcta combinación de guión, director y actores, tendría potencial para llegar a una audiencia mucho más amplia".

Convencido de que la película podría ser algo más que un festival de sustos, reclutó al guionista y mago de los efectos visuales Scott Stewart, para que reescribiera el guión. Intrigado por la idea, Stewart creó una historia más rica y más centrada en los personajes.

El guión de Stewart también se rigió por un enfoque de "menos es más" en cuanto a lo que a elementos de terror se refiere. "El original era mucho más explícito y pretendía enseñarlo todo en contraposición a intentar mantener al espectador con la incertidumbre durante un rato. La oscuridad es una de las cosas que más miedo da. La anticipación del terror es mucho mejor que el propio terror. Como cineasta, lo que uno pretende es apretar las tuercas todo tiempo y hacer que la tensión llegue a su máximo."

"Mis películas de miedo favoritas son las que se toman su tiempo para que sucedan las cosas, centrándose en los personajes y en aquello por lo que están pasando. Así puedes conseguir más fácilmente lo que te propones" continúa.

Mientras trabajaba en la historia, Stewart siempre tuvo en mente lo que él llama "el concepto de la inquietante familiaridad". "Es un concepto originario de Freud que pretendía definir la diferencia entre lo fantástico y lo terrorífico. Un dragón es fantástico. Sin embargo, papá en mitad de la cocina con un hacha, da miedo. Algo familiar situado en un contexto en el que lógica o emocionalmente no le encontramos sentido, resulta tremendamente inquietante. Y este es el leitmotiv de Legión", comenta Stewart.

A Lancaster le impresionó tanto el ambicioso concepto de Stewart para la película, que le pidió que la dirigiera él mismo. "Scott captó la carga mitológica de la historia de forma extraordinaria", comenta el productor, en cuyo currículum aparecen títulos como, "Una Canción del Pasado" y "Bobby", de la que fue coproductor. "Reescribió el guión de forma extraordinaria. Compartíamos la misma visión y no me importó que fuera un director novel. Creí en todos y cada uno de los aspectos que aportó al guión como escritor, y el hecho de que había conseguido muchísimo en el campo de los efectos especiales, hizo la apuesta mereciera la pena".

Después de prepararse como guionista en la Escuela de Cine de la Universidad de Nueva York, Stewart entró a formar parte de Industrial Light and Magic, la legendaria compañía de efectos visuales creada por George Lucas. "Fue una formación increíble, casi una escuela de cine en sí misma. Pero como productor, había cosas que quería poder hacerlas por mi cuenta", comenta.

Fue así como Stewart y otros dos amigos fundaron The Orphanage, que se ha convertido en una las compañías de efectos especiales de referencia en Hollywood, participando en decenas de éxitos de taquilla como Ironman, Piratas del Caribe En el Fin del Mundo, Una Noche en el Museo y Harry Potter y El Cáliz de Fuego. Su filosofía era la de ser poder hacer películas originales, además de realizar los efectos especiales para otras películas. Legión es en muchos sentidos, un sueño hecho realidad.

"Toda esta experiencia fue de grana ayuda a la hora de visualizar Legión", comenta Stewart. "Dibujé el storyboard de prácticamente cada plano de la película. Al haber hecho efectos especiales para grandes films, no me sentía intimidado por los retos técnicos. Al mismo tiempo, al venir de ese sector, tengo bastantes reparos en cuanto a la sobredosis de efectos digitales, así que quise ser lo más práctico posible".

El guión ya terminado atrajo la atención de Clint Culpepper, presidente del sello Screen Gems de Sony Pictures Entertainment. "Clint es un auténtico fuera de serie. Sabe que es lo que quiere conseguir y puso su mira en este proyecto", añade Stewart.

Según Lancaster, Culpepper fue uno de los primeros en creer que Legión sería mucho más que una película de género. "Clint respondió muy positivamente a este guión. Contribuyó de manera excepcional y le estoy eternamente agradecido. Gracias a su apoyo, pudimos llegar a actores de primer nivel que de otra manera no se hubieran interesado".

En el marco apocalíptico de Legión los productores vieron que existía una oportunidad para explorar otros ángulos más potentes dentro de una película de acción y terror muy entretenida. Aunque el film no es religioso en su naturaleza, sí que hace uso de elementos relacionados con historias familiares para construir el argumento. "Da igual haberse criado en un ambiente religioso o no, pues vivimos en una sociedad en la que la religión ocupa un lugar importante", apunta Stewart. "La película no intenta hablar sobre ninguna creencia personal en concreto. Trata sobre el concepto de la fe, utilizando referencias que nos son familiares dentro de la tradición judeocristiana para contar la historia. Sea cual sea tu inclinación desde un punto de visto filosófico, puedes sentirte identificado en esta película".

Y si esto parece provocativo, es exactamente lo que Stewart pretende. "La película te toca la fibra sensible y es lo que busca. Espero que de algún modo cree controversia. Al fin y al cabo, aunque su finalidad es la de entretener, espero que también haga pensar. Esto es lo que la hace diferente de otros thrillers".

Los personajes de la película son una muestra representativa de la sociedad norteamericana: un hombre que va camino de un juicio por la custodia de su hijo, un matrimonio que lidia con su hija adolescente, una mujer joven a punto de tener a un bebé que nunca quiso tener. "Los personajes parecen estar rodeados de una reconfortante normalidad. Y es entonces cuando, capa a capa, ese confort empieza a desvanecerse. La sensación de que todo va bien empieza a desaparecer. Se pierde la señal de televisión, después la de radio. Algo está ocurriendo, lentamente pero con paso firme. Una anciana menuda, la típica familia con monovolumen, el vendedor de helados… Todos estos detalles tan familiares cobran ahora un nuevo significado. El mundo parece estar desviándose".

Con esta esperada película a punto de llegar a los cines, Lancaster quiere asegurar a los espectadores que Legión les proporcionará emociones que están a la altura de lo mejor de este género. "Me encanta hacer películas", señala el productor. "Ésta película contiene más elementos dramáticos, de espectáculo y de producción que ninguna otra que yo haya experimentado. Contamos con grandes actores, además de efectos visuales, escenas de lucha y muchas secuencias de acción cargadas de movimiento y cientos de extras. La combinación de todos estos elementos diferentes ha hecho que este sea un proyecto fantástico para mí".


UNA LEGION DE ESTRELLAS

Scott Stewart y David Lancaster estuvieron desde el principio de acuerdo en que para que Legión lograra tener todo el potencial de un thriller de acción con toques sobrenaturales, en el que los personajes juegan un importante papel, sería necesario contar con un reparto extraordinario y muy comprometido. Una de las decisiones más importantes que un director toma en una película es el reparto. Si se elige bien, ya hay mucho ganado. Por esa razón, Rick Montgomery, nuestro director de casting, fue tremendamente atrevido. Comprendió que buscábamos algo grande a la hora de seleccionar a los actores", comenta Stewart.

Los directores consiguieron juntar a premiados actores de primer nivel procedentes de ambos lados del Atlántico. "Tenemos un reparto de ensueño. Era muy importante conseguir estos actores. Pasamos toda la película encerrados en un bar de carretera con ellos, así que el público tendrá que centrarse en ellos. No sobra ningún personaje, cada uno está ahí por una razón específica", continúa diciendo Stewart.

El catalizador de la acción es Michael, un personaje descomunal que surge aparentemente de la nada. "Michael está completamente convencido de que los otros individuos le seguirán sin rechistar. No quise que fuera una incógnita. Es el Arcángel Michael, pero no se puede representar un grado de abstracción de ese nivel".

Paul Bettany, más conocido por su grandiosa interpretación de Silas en El Código Da Vinci, es un actor británico muy respetado que trabajó en la Royal Shakespeare Company. Convencerle para que interpretara a Michael parecía un objetivo muy atrevido para los directores. "Paul tiene la personalidad que necesitamos, pero dado su estatus, no estábamos seguros de que le interesara", dice Stewart.

Stewart había planeado meticulosamente y con mucho esfuerzo la presentación para que Bettany pudiera imaginárselo. El actor estaba intrigado por la visión que tenía Stewart de la película. "Scott me presentó la película mejor que ninguna otra persona lo había hecho antes. Se ayudó de todo tipo de imágenes. Es un ser admirable. Se rumoreaba en el set que había estado en Harvard y en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, Cambridge y Oxford con sólo 19 años".

Los elementos temáticos tan poco usuales fueron la guinda del pastel para el actor. "Es una película muy ingeniosa con un ritmo rápido pero en absoluto insulsa", comenta. "Tradicionalmente, Michael ha sido el defensor de la humanidad. Se le conoce por ser el primer arcángel que se apareció ante la humanidad, y el hecho de que aún siga creyendo en ella, a pesar de todas las guerras y horrores que presencia, indica que padece una gran crisis de lealtad".

Bettany tiene unas cualidades únicas como actor que hacen de él la elección ideal para interpretar al arcángel, dice el director. "Paul tiene una tranquilidad que sólo los grandes actores poseen. Su trabajo es casi quirúrgico por su exactitud y meticulosidad. Esto ayudó a hacer de Michael una figura dominante y misteriosa en la que confías inmediatamente, incluso aunque no llegues a comprender del todo el porqué".

"Se convirtió en el mejor compañero que un director pudiera tener, porque se preocupó en todo momento por la película y por su personaje, pero también quería disparar una ametralladora y pasárselo bien".

Tener a Bettany a bordo, fue como si enviáramos un mensaje al mundo del cine sobre el proyecto. "Se decía que estábamos haciendo algo muy diferente. Su presencia hizo que fuera más fácil atraer a otros actores de gran calibre", dice Stewart.

Dennis Quaid, que interpreta a Bob Hansen, el propietario del café, fue uno de los primeros en unirse a Bettany. Quaid ha sido un emblema durante más de 30 años. Se ha ganado numerosos elogios por sus actuaciones en trabajos que van desde el clásico de 1979, Breaking Away, hasta su reciente éxito G.I. Joe: El Origen de Cobra. Pero Stewart cree que su reputación como estrella de cine impide ver a veces su habilidad a la hora de actuar. "Lleva mucho tiempo siendo una gran estrella y creo que algunas personas dan su talento por sentado. Se equivocan, siempre ofrece algo más. Y en Legión, lo demuestra. El público está tan acostumbrado a verle en papeles heroicos, que se van a sorprender cuando le vean como Bob, un hombre que ha tomado numerosas decisiones erróneas en su vida y que vive lamentándose por ello. También puso su toque cómico y hay algunos momentos de humor en el guión que Dennis los interpreta de maravilla".

La oportunidad de trabajar con este reparto fue uno de los principales atractivos para Quaid. "Trabajar con actores realmente buenos, hace que intentes mejorarte a ti mismo. Gracias al esfuerzo de Scott al crear estos personajes tan realistas, podíamos machacar al contrario siempre y cuando nos ciñéramos al papel", añade.

A Quaid también le atrajo lo bien que el guión mezcla emociones de alta intensidad con otras más pausadas. "La historia resulta vibrante", añade. "Y al mismo tiempo es muy entretenida y de gran acción. Scott Stewart tuvo su particular visión del Apocalipsis de la Biblia", continúa diciendo Dennis. "La presencia de Quaid hizo aumentar la percepción de la película aún más", comenta Lancaster. "Entendió de inmediato qué era lo que nos proponíamos. Él nunca haría una simple película de género de acción y terror. Ambos fueron conscientes de la oportunidad de llegar a un público más amplio. Estos geniales actores se comprometieron ya que veían que se trataba de algo especial".

Michael llega al café buscando a Charlie, una joven camarera que está embarazada y que él cree que tiene un importante lugar en el futuro de la humanidad. "Buscamos durante mucho tiempo una actriz que interpretara a este personaje clave, hasta que encontramos a Adrianne Palicky. Charlie es una chica que se ha desviado del buen camino; está embarazada pero no sabe quién es el padre y se encuentra en la tesitura de quedarse con su bebé o darlo en adopción. Adrianne lo expresa a la perfección con su interpretación", nos cuenta Lancaster.

Stewart no estaba muy familiarizado con los trabajos de la actriz, pero se quedó inmediatamente impresionado por su autenticidad. "No es la típica de Hollywood. Es de Ohio y aporta un gran realismo a su trabajo, además de ser muy guapa y muy cercana".

A Palicky, una de las estrellas del aclamado drama televisivo "Friday Night Lights", el personaje de Charlie la terminó de convencer. "En primer lugar y lo que es más importante, el papel era fantástico. Uno de los mejores personajes femeninos pensados para actrices de mi edad que he visto, es fuerte y complicado", comenta la actriz.

"De hecho, todos los personajes de la película tienen una estructura muy sólida". Cada uno está intentando encontrar su camino. Fue genial que Scott me dejara encontrar a mi personaje. Sabía muy bien lo que quería, pero también hizo un gran trabajo al permitirnos descubrir nuestros personajes por nosotros mismos", añade.

A Palicky le asustaba una escena en particular. "La secuencia del nacimiento del niño ha sido quizás la que más pánico me ha dado hacer como actriz. Estaba muerta de miedo el día antes del rodaje, pero no faltaron mujeres que me apoyaran para hacerlo".

Los directores estaban buscando a un actor joven que plasmara la honestidad e integridad del papel de Jeep Hansen, el hijo de Bob y protector de Charlie, cuando se encontraron con Lucas Black. "Con Lucas, lo que ves es lo que hay", dice Stewart. "Creció en Alabama y vive en Missouri, por lo que no es el típico chico de Hollywood y se muestra tan real como es Jeep".

Black, que apenas era un adolescente cuando protagonizó junto a Billy Bob Thornton, El Otro Lado de la Vida, quedó atrapado por el guión gracias a la evolución de su personaje conforme la película avanza. "Jeep empieza comportándose de manera reservada hasta la llegada de Michael convirtiéndole en una especie de mentor suyo", apunta Black.

Black también estaba encantado de tener la oportunidad de trabajar con un actor al que admiraba desde hacía años. "Dennis Quaid es increíble. Me sentí muy cómodo en las escenas de padre e hijo. Las relaciones entre los personajes son tan reales que dan una sensación de realismo a toda la acción", añade.

Los temas bíblicos resultaban muy familiares para Black, que se crió como baptista en Alabama. "Hay algo profundo en esta película. Scott le ha dado un toque interesante y creo que va a llamar la atención de mucha gente y dará que hablar", comenta.

El compañero de Bob en la cafetería es Percy, interpretado por Charles S. Sutton, tres veces ganador de un Emmy, y que se ha estado moviendo durante su carrera en cine, televisión y teatro, incluyendo su última aparición en Fama, con grandes directores como Robert Altman (Cookie's Fortune) y John Salyes (Honeydripper). Stewart apoda al actor como "una fuerza de la naturaleza". "Charles tiene un gran sentido de la integridad y la madurez. Es maravilloso tenerle en un film de género porque hace que cualquier situación parezca real. Cuando en la película su personaje cree en algo, no sabes muy bien cómo, pero el público se lo cree también".

Dutton también puso su grano de arena en las escenas. "Entendió el concepto rápidamente. Captó con facilidad el hecho de que su personaje lee y estudia la Biblia. Cree firmemente que una persona creyente pueda identificarse con la película", añade Lancaster.

De hecho, la sencilla fe de Percy resulta esencial para que Dutton entendiera su personaje. "Dice que sabía que este día llegaría, pero no pensaba que tuviera lugar durante su vida. Es el único que quiere rezar y el único que quiere creer lo que está pasando", nos comenta Dutton.

El guión de Stewart dio a Dutton un mapa claro de toda la producción. El actor añade que, "los personajes están tan bien descritos que inmediatamente sabías lo que te ibas a encontrar. No tenías que andar haciendo mil preguntas. Sólo tenía que intentar hacer cada secuencia tan emocionalmente creíble como fuera posible. Y cuando unes todas las piezas, descubres que se trata del Apocalipsis. Para mí, la grandeza del guión está en que un puñado de inadaptados tienen que salvar el mundo. Es atrevido".

"Pero el público no tiene que pensar que toda la película es tan seria", añade. El film tiene también partes divertidas que ofrecer. "Es como una de las buenas películas de terror de antes", comenta. "Pretendemos que la gente se muera de miedo con un tres en uno: que pasen miedo, que se diviertan y que les de algo en qué pensar".

El director tampoco conocía a Kate Walsh de "Anatomía de Grey" antes de hacerle la prueba para el papel de Sandra. Stewart nos confesa que, "no veo mucho la televisión. Pero en el momento que la vi, supe que no encontraría a una actriz mejor para interpretar a Sandra. No tenía miedo de que su personaje le llevara a algún lugar incómodo".

Lancaster dice que estaba encantado cuando Kate Walsh accedió a hacer el papel de Sandra, una mujer que vive en una exclusiva zona residencial de la afueras y que intenta mantener a su hija a salvo, sin mucho éxito. "No puedo pensar en una actriz de televisión más interesante que Kate. Es sexy y divertida. Aportó mucho a este papel y trabajó muy bien con Jon Tenney, que interpreta a su marido, Howard".

A Walsh le convenció el hecho de que el guión fuera una combinación de personajes muy bien definidos y de acción. "Hay mucha acción en la película y las circunstancias son extremas. Pero no sólo se trata de una historia de acción, es un thriller sobrenatural y una historia de amor. Lo tiene todo: nacimiento, vida y muerte. Es muy compacta y excitante", comenta Walsh.

Walsh continúa diciendo que, "cuando leí el guión, estaba aterrorizada y creo que el público lo estará también. Pero también hay humor. Es una de las mejores cualidades de la historia de Scott y todos los personajes tienen sus momentos graciosos".

Willa Holland, que interpreta a la hija de Sandra, Audrey, es muy conocida por su papel televisivo de Kaitlin Cooper en "The Orange County". Ella dice que su personaje es diferente a la mayoría de los papeles que se escriben para adolescentes. "Te encasillan como la típica quinceañera y no hay mucho que puedas hacer. Pero Audrey pasa de ser la adolescente rebelde, a ser la madre de su madre y de ahí a convertirse más tarde en la salvadora de la humanidad".

Holland confiesa que nunca había visto una película de miedo. "Me aterra ver películas de terror. Soy muy miedosa, pero voy a ir al cine a ver ésta, sólo para ver las reacciones de la gente".

El grupo de personas atrapadas en la cafetería lo completa Kyle Williams, un padre divorciado que está intentando llegar a Los Angeles para una vista por la custodia de su hijo. El equipo de producción estaba encantado por contar con Tyrese Gibson, una de las estrellas de Transformers y ganador de un Grammy. Lancaster opina que, "Tyrese aporta un método de trabajo muy definido a su personaje". Es un maravilloso actor con tanta presencia que no puedes apartar tus ojos de él. Cuando está en pantalla, se la come".

El adversario de Michael es su hermano, Gabriel, un arcángel que según las escrituras es el mensajero de Dios y el más fiel de Sus creaciones. Kevin Durand, que fue bailarín con casi 2 metros de estatura, proporciona al personaje fuerza física y elegancia. Kevin resulta muy convincente. Se mueve maravillosamente pero también transmite una increíble sensación de amenaza", dice Lancaster.

A los directores les impresionaron algunas de las últimas actuaciones de Durand en X-Men Origins: Wolverine y su papel como el sanguinario mercenario, Martin Keamy, en la popular serie televisiva "Perdidos". "Queríamos a alguien que se pudiera comparar con Paul Bettany y que tuviera una imponente imagen. Kevin tiene una increíble presencia física y lo refuerza con papeles interpretativos muy serios. Es un grandísimo actor con cuerpo de estrella en papeles de acción. ¿Qué más podríamos pedir?", nos explica Stewart.

A Durand le atrajo Legión desde el principio. "Gabriel es el enviado para llevar a cabo el trabajo de Dios de una manera nunca antes vista".

El método seguido para conseguir el clímax del enfrentamiento entre los dos arcángeles, podría definirse como la rivalidad entre hermanos llevada hasta el extremo. "Paul y yo interpretamos nuestros papeles como si fuéramos dos hermanos que están compitiendo por llamar la atención y el cariño de su padre", dice Durand. "Michael fue el más amado sin que tuviera que acatar las reglas. Gabriel, sin embargo, siempre obedecía y nunca recibió la atención que creía merecerse. Esta batalla viene a ser una competición que se remonta varios miles de años".

Los directores lograron que el legendario actor Doug Jones hiciera un asombroso cameo. Jones, que interpretó a Abe Sapien en las películas de Hellboy, así como el fauno en El Laberinto del Fauno, interpreta a un terrorífico vendedor de helados tras una agonizante y asombrosa transformación. Podría ser el hombre más flexible del planeta. "Es increíble. Ahora comprendo por qué a Guillermo Del Toro le gusta tanto. Es un gran actor y además, es uno de los actores del Circo del Sol. Es tan elástico y su cara tan expresiva, que puede hacer cosas para las que normalmente pensarías que haría falta algún tipo de prótesis", añade Stewart.

Glenn Hetrick, responsable del maquillaje de efectos especiales, consiguió, mediante unas innovadoras prótesis, unidas al talento de Jones, que éste pudiera transformarse en un fenómeno sobrenatural. "Nuestra intención no era convertirlo en Mr. Fantástico, sino que lo que pretendíamos era que esta sobrenaturalidad lograra inquietar al espectador. Tenía que ser un icono de la maldad cinematográfica que todos pudiéramos disfrutar", explica Hetrick.

Con lo amenazador que es su personaje, Jones dice que desarrolló un gran afecto por él. "Cuando te encuentras al vendedor de helados, piensas que es una persona que parece normal, pero cuando vuelves a mirarle, te das cuenta de que no tiene mucho de normal. Así es como la gente reacciona ante mí en la vida real. Entro en un sitio y veo a tipo alto y delgado, que tiene algo de raro".


IMAGINANDO EL APOCALIPSIS

Los paisajes del Oeste Americano de grandes cielos y de desierto sin límites nos muestra el decorado en el que la historia de Legión se asienta. "He leído muchas veces las obras y relatos cortos de Sam Shepard, y tenía una imagen del mítico Oeste que tan sólo puede existir en nuestra imaginación. Este es un homenaje al paisaje de las películas del Oeste", nos cuenta Stewart.

Stewart recopiló un libro de fotografías que representaba su visión de la película. "Fui al desierto y fotografié gasolineras abandonadas y señales de carreteras con agujeros de bala, cosas que simbolizaron para mí, la América perdida y la decadencia del Oeste".

Cuando comenzó a reunirse con los actores, sus agentes y managers, sacó el libro de fotografías para mostrarles su idea para película. "Para mí era importante expresar mi visión general y mostrar a la gente lo que tenía en mi cabeza".

"Parecía una novela gráfica que combinaba elementos de un thriller de acción sobrenatural con clásicos del Oeste. Me limité a hacer aquello que creía que tenía sentido para mí. Era una campaña para convencer al mundo que iba a tratar a este género con gran respeto", continúa diciendo Stewart.

El director de producción, Jeff Higinbotham, realizó la tarea de hacer que estas fotografías fueran el decorado de la película. Y nos dice que, "intenté crear un desierto arenoso que mezclara la pintura de Edward Hooper, con las fotografías contemporáneas de Gregory Crewdson. Scott sabía lo que quería y eso es un placer. A veces un director no sabe lo que quiere hasta que le enseñas algo y sin embargo, Scott está muy seguro de qué es lo que no quiere".

"Nuestra meta era hacerlo visualmente perfecto. Queríamos encontrar un área desoladora y aislada para la cafetería de carretera, un lugar que el tiempo hubiera olvidado. Cuando la gente vea la película, quiero que se pregunten, ¿y esa cafetería dónde está?"

Stewart decidió muy al principio rodar Legión en un escenario que destacara la sensación de aislamiento y terror de la película. "En el argumento, una localización remota hace posible que parezca lógico que hubieran sobrevivido a la primera matanza. Según avanza la película, se sienten tan alejados del mundo que no saben si aún queda algo de él", nos explica.

Los directores buscaron una localización alejada y amplia que se pareciera a la típica parada de camiones del Desierto de Mojave. Stewart nos dice, "¿todos sabemos cómo son, no? Intentamos encontrar una, pero finalmente tuvimos que construirla en Nuevo México. Parecía que llevara ahí 50 años. Era tan real que la gente pararía a repostar."

Higinbotham construyó el set en un área de tierra azotada por el viento a las afueras de Galisteo, con interiores replicados en un estudio de sonido lo suficientemente flexible como para albergar los diferentes efectos especiales y escenas de dobles que se requirieran.

El equipo de construcción acabó el trabajo en menos de un mes, a pesar de la nieve, de vientos de más de 80 km por hora y la lluvia. "Fue uno de los primeros sitios que vi. Sabía que era un verdadero descubrimiento. Tenía grandes vistas en todas direcciones y una superficie cóncava que daría juego.

Stewart tuvo suerte al encontrar al director de fotografía John Lindley, con el que compartía muchas de sus mismas referencias visuales e ideas. "Dotó de un aspecto sublime a la película. Al principio decidimos que nuestro lema sería "no hacer tomas aburridas". Esto significaba que tendríamos que estar siempre ideando imágenes que fueran lo más gráficas posibles para contar nuestra historia. En muchos aspectos, la película parece un cómic hecho realidad", continúa diciendo Stewart.

También estuvieron de acuerdo en que el look de Legión evolucionara a medida que el argumento avanzara. Al principio, debería de dar la sensación de una América perdida, al igual que en una pintura de Hooper. A medida que las cosas iban sucediéndose, el color comienza a consumirse y todo se torna más apocalíptico", nos cuenta el director.

Para aumentar la tensión en el film, Stewart y Lindley desarrollaron estrategias visuales para mantener al púbico angustiado. "John tiene grandes cualidades para muchas cosas, pero es particularmente bueno cuando se recrea y se concentra en los detalles. Está siempre en el medio de la acción. "Me gusta centrarme en los detalles primero, para después ir a lo general. Es todo lo contrario a lo que hace la industria de cine americano, donde se empieza con una secuencia y luego se va acercando a los detalles", afirma Stewart. "Siempre teníamos la cámara o muy baja o muy alta, casi nunca a la altura de los ojos. Eso hace que cambie la perspectiva y convierta la imagen en otra mucho más dinámica. También grabamos por encima de la cabeza para crear una sensación de escala, lo que nos da algo que nosotros llamamos "El punto de vista de Dios sobre las cosas".

"Es la mejor película que he hecho nunca y se lo debo a John Lindley. Ha sido una oportunidad de hacer algo un poco diferente, ya que había un montón de retos que consiguió realizar. Hizo un trabajo brillante", dice Lancaster.

Incluso el vestuario fue pensado para reforzar esta sensación visual. "Creo en el uso del color para realzar la historia". Llegamos con la idea que la gente "normal" vistiera de forma monótona, sin color, gris, verde camuflaje, beige, mientras que los poseídos estuvieran vestidos con colores alegres que resaltaran en la pantalla", comenta Stewart.

Wendy Partridge, la directora de vestuario de Legión, creó una selección de sutiles colores neutros para los personajes principales. "Fue un complicado y delicado proceso que resultó ser muy enriquecedor. Lo más duro en cuanto a vestuario se refiere es crear un conjunto a medida para cada actor que tuviera que llevar durante toda la película".

Además, conforme la historia avanza, comienza a verse el desgaste en la vestimenta de cada actor y los desgarros debido a la acción extrema. "El deterioro físico tenía como espejo el estrés mental y físico de los protagonistas", nos añade. La música también fue crucial para establecer el tono de la película y dar más dramatismo a la acción. "No soy fan de las películas que parecen videos musicales. Prefiero que la música sea un acompañante de la imagen o que ayude a contar intensamente la parte emocional de la historia. La gramola de la cafetería de carretera es como si fuera casi otro personaje más. Pone música tan antigua que refuerza la sensación de que ese lugar se encuentra perdido en el tiempo", nos dice Stewart.

Chris Douridas, supervisor musical que ha trabajado en películas como American Beauty y en la saga Austin Power, le ayudó en su esfuerzo de crear una fuerte identidad musical acorde al argumento. Al principio decidí que la música que se escuchara en la película, saldría sólo de gramolas o de los aparatos de música de los coches. La música en la película parece un coro griego. Las canciones que Chris propuso, sirvieron como convincente contrapunto de lo que estaba ocurriendo en la pantalla", continúa Stewart.



UNA AVALANCHA DE EFECTOS VISUALES

Crear el caos del fin del mundo requería un ejército de especialistas. Las restricciones de presupuesto reforzaron las intenciones originales de Stewart de crear soluciones prácticas mediante efectos visuales de alta tecnología, a la hora de crear un ejército de ángeles, hordas de demonios y de otras plagas que visitaban la tierra. "No es como en las grandes películas de altos presupuestos, donde básicamente hacen todo por ordenador. Nosotros a menudo tuvimos que rodar efectos reales para mejorarlos más tarde", dice Stewart.

Por ejemplo, una de las escenas más excitantes de la película, recrea una secuencia en la que está el anciano dueño del café, que presagia la aparición de un gran número de personas endemoniadas. "En esta escena, una anciana cruza el café como un toro y se sube por las paredes hasta llegar al techo. Usamos una combinación de imágenes: de la actriz real en una toma de cerca, junto a una versión del set boca abajo, con una doble con arnés colgada del techo en las tomas más amplias, para terminar en una versión por ordenador de la actriz cuando sube rápidamente por la pared.

En Legión, el ejército de ángeles son feroces guerreros fuertemente armados, muy lejos de la imagen convencional que tenemos de ellos, tocando el harpa y de querubines sobre las nubes. La idea propuesta de equipar a los actores con alas fue desechada cuando se pensó que hacerlo por medio del ordenador sería más convincente y conveniente. Crear alas digitalmente también permitió al director redefinir el concepto. "Esas alas tenían el aspecto de plumas, pero también eran lo suficientemente duras para poder repeler balas. Las puntas estaban tan afiladas que podían usarse como armas. Es una iconografía diferente a la que hemos visto anteriormente en otras representaciones de los ángeles", comenta Stewart. Para el combate final entre Michael y Gabriel, el director de la segunda unidad de producción y el coordinador de especialistas, John Medlen, usó un trabajado sistema de cuerdas, así como especializados diseños de armas, como una espectacular espada y una salvaje maza. Las luchas se ensayaron cuidadosamente usando un estilo de lucha que pasó a llamarse en el set como "Angel Fu".

"Angel Fu es muy acrobático, pero también conlleva un terrible forcejeo mano a mano y una pelea sin contemplaciones. La última escena entre Michael y Gabriel es realmente dura y muy física, pero al mismo tiempo parece un complicado baile. La fuerza física no es algo intrínseco de los ángeles", nos apunta Stewart.

Cada uno de los movimientos se probó con los especialistas y se presentaban a Stewart antes de que los actores se pusieran a ensayar. "Estaban muy nerviosos. Ambos son atléticos por naturaleza y dieron el cien por cien. Ver a Paul encima de un alambre atacando y golpeando a Kevin en el pecho fue algo increíble. Kevin y Paul ensayaron muy duro para hacer esa escena y pudieron hacer la escena completa. Son ellos de verdad, sin dobles".

Durand y Bettany se entrenaron con mucho entusiasmo. "Tanto Paul como yo practicamos baile y artes marciales cuando éramos más jóvenes. Esta película da un paso más añadiendo un par de alas de casi 5 metros. Tenía que estar constantemente imaginándome con ellas en mi espalda y el daño que podían hacer. Fue como tener un arma completamente nueva", dice Durand.

Bettany llama a los especialistas "una embarazosa cantidad de diversión". "La primera vez que me subí al cable fue tal la adrenalina, que es incomparable a nada legal que conozca. "Fue como volver a tener diez años y pelearte con unos amigos a los que no les importaba que les golpearas. Si estás haciendo una película de acción y no eres tú el que haces esas escenas de acción, entonces no estás haciendo una película de acción", comenta.

Esta actitud hizo que se ganara la reputación como un gran deportista por parte del equipo de dobles, nos dice Medlen. "Sabía que él no había hecho antes ningún trabajo de acción tan grande como éste. Pero estaba totalmente comprometido con la causa y resultó ser algo innato".

Entre algunos de los efectos visuales más inusuales de la película están los elaborados tatuajes arcanos que cubrían el cuerpo de Michael. Aplicar a Bettany los símbolos diseñados a medida llevaba varias horas cada día. "El tiempo exacto dependía de lo que llevara puesto durante las escenas de ese día," dice Glenn Hetrick, encargado del maquillaje de los efectos especiales. "Si llevaba una camiseta, entonces usábamos 15 diferentes piezas por separado. El cuerpo entero eran entre cuarenta y cincuenta piezas, puestas cada una individualmente".

Diseñados por el tatuador Rick Stratton, los tatuajes se pusieron primero en una maqueta de papel del cuerpo de Bettany y fueron digitalizados, para así hacer múltiples versiones idénticas. Los enrevesados dibujos y símbolos representan algo más que un cuerpo artísticamente tatuado.

"Creamos pictogramas muy geométricos, que se asemejan a un circuito o a los círculos de los campos de cosecha. Cada palabra escrita en el cuerpo de Michael tiene un significado real. También los usamos en las armas y en la armadura, y si te fijas bien, se pueden ver en la textura de las alas de los ángeles".

Estos dibujos estaban fundamentados en textos satánicos, de los escritos del astrólogo del siglo XVI, John Dean Edward Kelly, consejero de la Reina Isabel I. Kelly proclamaba estar en contacto con fuerzas positivas y negativas a las que identificó como ángeles. "En el set las llamamos 'Las Instrucciones', pero para qué son esas instrucciones, todavía no lo hemos averiguado", dice Stewart.

Stewart y Lancaster ya tienen la próxima entrega de Legión en mente. Lancaster dice que "espera que el público venga a ver Legión con la idea de que va ser una experiencia diferente. Es una historia única con grandes actores y con efectos especiales realmente salvajes. Cuando vean todos estos elementos juntos, espero que digan: "Guau, me muero de ganas de ver la siguiente".



Sinopsis de Legión

En Legión, una original y aterradora visión del Apocalipsis del director y guionista Scott Stewart (Priest), un polvoriento bar de carretera en el desierto de Mojave se convierte en la zona cero del último conflicto que tendrá lugar en la Tierra. Mientras la humanidad se autodestruye con gran violencia, un pequeño grupo de personas atrapadas en medio de ninguna parte, se prepara para la última ofensiva con la ayuda de un misterioso y poderoso desconocido. Sin ser conscientes del caos que se despliega alrededor del planeta, Bob Hanson (Dennis Quaid), propietario del remoto bar de carretera, y su socio Percy (Charles S. Dutton) se ocupan de su...

Comentarios Legión

  1. Decepcionante como poco. Lo mejor el trailer, pero a la hora de la verdad no hay guión alguno, la acción es sosa y predecible.

    Otra de Dennis Quaid que mejor olvidar junto a Pandorum y G.I. Joe, no sé sira él el gafe o simple casualidad, pero las tres últimas dejan bastante que desear.

Deja un comentario




Detalles de Legión (2010)

Cartel Legión
Del director Scott Charles Stewart
Título original "Legion"
Fecha estreno 28 mayo 2010
No recomendada menores 16 años